MI ESCLEROSIS MULTIPLE

mi vida con esclerosis multiple     Me llamo Javier. Tengo 48 años. En el 2010, detecté flojedad en la pierna izquierda cuando paseaba con mis sobrinas. En 2012, después de pasar por traumatología, termine en neurología. Allí me diagnosticaron la esclerosis múltiple. Es una enfermedad impredecible, por eso tiene el nombre de la enfermedad de las mil caras. Y eso me ha generado un coste psicológico grande.
    En el aspecto físico, por el progreso degenerativo de la enfermedad, la discapacidad funcional ha ido en aumento. Y desde hace poco, la incapacidad cognitiva tambien ha aparecido. No puedo andar recto, ni por la calle sin ir apoyado por otra persona o una muleta. Ni subir la escalera sin cogerme a una barandilla. La falta de equilibrio y la fatiga son mis compañeras de viaje en el día a día. Parezco un borracho sin beber. No puedo pelarme una fruta. Me medico porque genero saliva en exceso. He tenido problemas urinarios (no conseguía controlar el esfínter). Con medicación, se consiguió arreglar. Voy a logopedia por problemas en el habla. Y a psicología por problemas cognitivos (fallos de memoria, de manejo de información). Y por ansiedad. Y otros muchos síntomas….
    Esta enfermedad ha llenado mi vida de retos. Es muy difícil de sobrellevar. La esclerosis múltiple es muy compleja. En mi caso, ha ido evolucionando poco a poco. Como afectado por esta enfermedad he comprobado como mi incapacidad y mi falta de autonomía no eran valoradas, en su justa medida, por la sociedad y algunos organismos públicos competentes. La evolución de la enfermedad progresa poco a poco.
    No sé de donde, adquirí la fuerza necesaria para controlar mi vida. De administrar y atenuar las emociones de enfado, desanimo, miedo, ansiedad. Fui consciente que iba empezar una carrera de fondo que me iba a requerir de toda mi energía y atención. Es un esfuerzo muy grande pero compensa el resultado. Conlleva aprender nuevas pautas y nuevas habilidades de adaptación y aprendizaje. Me ha requerido cambiar el enfoque de mi vida. A buscar la calidad antes que la cantidad.