SOBREPESO TAMBIEN EMOCIONAL

    ¿Existe el sobrepeso emocional?
    ¿A qué me refiero yo con el sobrepeso emocional?
    El sobrepeso es algo que siempre ha estado presente, y que a mí me preocupa. Bien sea físico o emocional, no es una buena compañía para caminar con la esclerosis múltiple, y que yo no la he buscado.
    Siempre asociamos SOBREPESO, también llamada obesidad, a “estar rellenito”, a la acumulación de grasa en nuestro cuerpo. Pero es un tema serio. Yo la padezco, OBESIDAD GRADO 1. Y sé que no me beneficia. Es un tema que me preocupa, porque no consigo controlarlo ni manejarlo.
    Pero también existe el sobrepeso emocional. Me refiero a todas esas secuelas, estados o situaciones emocionales que vamos acumulando en nuestro interior y que no nos dejan manejar nuestra realidad, ya de por sí complicada, con la esclerosis múltiple.
    En mi caso, uno se cansa de mantener siempre esa fortaleza interior para enfrentarse a la esclerosis múltiple. Pero muchas veces nos olvidamos que somos una persona humana, no una maquina. La vida esta llena de emociones, que tenemos que saber manejarlas para tener calidad de vida.
    Padecer esclerosis múltiple conlleva una serie de secuelas tan impredecibles como desconocidas. A medida que transcurre el tiempo, me han surgido una serie de secuelas cuya acumulación ha tenido un gran impacto en mí. Por mucho que sé que debo de aceptarlo, asumirlo, adaptarme o resistir, como cualquier persona, tengo un limite.
    En estos momentos es cuando tengo que echar mano de mi salud emocional, un concepto infravalorado y necesario. Ahora es cuando me doy cuenta de todas las batallas que tengo afrontar y que consumen, cada vez más, mi energía vital. Sin olvidar que estamos en el juego de relaciones personales, como cualquier persona, y que también tiene su papel en la vida diaria.
    Ante esa acumulación de respuestas emocionales (rabia, frustración, miedo, abatimiento, nerviosismo, agotamiento emocional) he pedido ayuda. Está ahí y debemos de utilizarla, solo tenemos que buscarla. La psicóloga de la asociación, la gente de mi entorno, personas que significan mucho para mí, todos me están ayudando a manejar mi realidad y seguir mi camino.
    No quiero olvidarme de la gente que vive en mí. Su ejemplo, su apoyo, su presencia moral y afectuosa, no me dejan hundirme. He descubierto que tengo muchas herramientas que puedo, debo y voy a utilizar para arreglarme y seguir luchando por cada momento de mi vida.
    El sobrepeso de emociones o de grasa corporal hay que afrontarlo, sin miedo, con decisión, con respeto, con ayuda si la necesitamos. Mi vida, como la de cualquier afectado de esclerosis múltiple, es demasiado compleja como para dejar que se complique más por no utilizar la ayuda que dispongo, sin darle poder al que dirán ni que le afecte a mi autoestima. No hay que dejarse manipular por la hipocresía social. Después de todo lo que he pasado, me importa bastante poco lo que piensen los demás de mí. Mi calidad de vida es lo prioritario para mí.


PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES