ESCUELA DE PENSAMIENTO

       Se dice muchas veces que debemos de tener una mentalidad positiva para la vida. También me han felicitado por la actitud que tengo para enfrentarme a la vida con la esclerosis múltiple. Pero desconocen el trabajo y el esfuerzo emocional que conlleva mantener esta actitud.
       Todos tenemos derecho a ver las cosas a nuestra forma. Cada uno afronta las situaciones, buenas o malas, a su manera. Pero hay habilidades sociales que nos pueden ayudar a sobrellevar las complicaciones, que con esclerosis múltiple son varias, a reconocer los problemas y como solucionarlos.
       Yo he necesitado y necesito la ayuda de la psicología para poder sobrellevar todas las situaciones que se presentan. Me ha facilitado las herramientas y estrategias para gestionar las situaciones que se presentan cada. Esto me ayuda a fortalecer y poder controlar mi calidad de vida, mi bienestar.
       El problema es el estigma social que nos impide buscar y aprovechar la ayuda emocional. Desde pequeños no nos enseñan que pedir ayuda, si la necesitamos, nos beneficia a nuestra bienestar, que es lo importante. Y muchas veces es tan sencillo que nos molesta. Es como la sensación de que enciendes la luz y ves las cosas totalmente distintas.
       Pasar por todo esto me ha servido para aprender que es muy importante la forma que tenemos de interpretar las diversas situaciones de la vida diaria. Nos puede ayudar a identificar los problemas y enfrentarnos cuando se presenten.
       Hay que aceptar que ser diferente o hacer las cosas de forma distinta no es el problema. Lo importante es aceptar y adaptarse a todas las situaciones. Eso se puede decir que es resiliencia, una habilidad social que, a mí, me ha hecho mas fuerte.
       La archiconocida frase de “el vaso medio vacío o medio lleno” puede ser un gran ejemplo. Son dos formas de ver el vaso pero igual de validas. La forma que tengamos de percibir cada situación de nuestra vida es importante. Hablar o exteriorizar los problemas nos ayuda a identificarlos y poder solucionarlos.
       Después de pensar tantas veces y tanto tiempo, se te abren los ojos. Cambia la perspectiva de la realidad de la vida, de vivir cada momento en su profundidad, sin valorar todo lo que le rodea.
       Padecer esclerosis múltiple me ha impactado en la forma de vivir. Me ha enseñado a juntar todos los aspectos de cada situación y decidir como afrontarla. Me ha descubierto la riqueza de estar siempre dispuesto a aprender de cada experiencia.
       No hay que estar cerrados a la diversidad humana, con todo lo que conlleva. Ha sido como una escuela de conceptos y habilidades sociales, con el único objetivo vital de aprender a proteger y mejorar mi calidad de vida.
       Es lo que más me importa. Eso lo tengo muy claro.



PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES