BAÑO DE REALIDADES

       He podido disfrutar de cinco días en un balneario, gracias al programa de termalismo de la Junta de Castilla La Mancha. La experiencia me ha resultado muy revitalizante. Ha sido un privilegio poder disfrutar de semana reparadora de cansancio, ansiedad y frustración que me acompaña, en muchos momentos, por este camino tan movidito de la esclerosis múltiple.
       Aparte del beneficio saludable, hay otra perspectiva que me he traído en la mochila. Conocer a otros afectados y sus cuidadores es una fuente de vitalidad que me ha aportado un plus de fortaleza y seguridad para seguir luchando contra todo lo que se presente. El carácter humano, solidario y combativo que juntamos esos días me ha demostrado que hay esperanza para poder conseguir una calidad de vida digna.
       Mi dependencia ha aumentado. Esto lo he podido comprobar pasando estos días en los baños. Puedo afirmar que la evolución de la esclerosis múltiple en mi persona no se ha estado quieta. Mis capacidades van menguando poco a poco.
       Tener precaución con las comidas, no poder andar más de quince minutos seguidos, mi estabilidad es cada vez peor, la fatiga cognitiva, tener que sondarme todos los días para subsanar el resto de evacuación de orina, blanqueos de memoria, no paran de surgir las aventuras en el camino.
       Aceptar y adaptarme a la realidad es lo mejor que puedo hacer para fortalecerme y cuidar mi calidad de vida. El camino no es fácil ni cómodo. Pero por voluntad y actitud no va a quedar. Sobrellevar cada día con las secuelas de la esclerosis múltiple me ha fortalecido, mas de lo que yo pensaba.
       Pero me ha resultado muy gratificante comprobar que mis cachitos de realidad son muy similares que los de otros afectados. Compartir momentos de risas y emociones me ha llenado mi depósito de energía vital, que me vendrá muy bien para enfrentarme a cada nueva aventura que me supone padecer la cansina enfermedad de esclerosis múltiple, que no son pocas.
       Estos días me han enseñado lo importante y revitalizante que me supone socializar con otras personas que han pasado por lo mismo cada día. Compartir las vivencias de la vida diaria hace la lucha de cada día mas llevadera, mas humana. Además, ayuda mucho para eliminar la sensación de que te sobrepase tu situación con tantas secuelas y se presente la depresión y el desanimo.
       Otra cosa que se me ha hecho palpable es la falta de información y desamparo que se sufre cuando te diagnostican una enfermedad neurodegenerativa. La sociedad y los organismos públicos no son conscientes de la dimensión que alcanza el impacto del diagnóstico y las sensaciones de soledad, desconcierto o de impotencia ante lo que se puede presentar, que es muy complicado de manejar.
       Por eso, el papel de las asociaciones de afectados, que nunca estará reconocido en su justa medida, es esencial para que podamos manejar nuestra vida diaria. Nos aporta las herramientas y estrategias necesarias para superar los obstáculos que nos surgen y poder tener una calidad de vida digna, a la cual tenemos derecho todas las personas.
       Con lo vivido estos días en el balneario, tengo mucho mas claro que aceptar la realidad mejora mi calidad de vida. Que adaptarme a ella es bueno para mi bienestar. Esforzarme en protegerla y mejorarla me fortalece. Dar visibilidad a mi realidad y de otros afectados mejorara el abordaje institucional para luchar contra la esclerosis múltiple y otras enfermedades neurodegenerativas.
       Una realidad saludable, digna y autónoma es mi elección, mi decisión, mi objetivo.


PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES