¿COMO SE PUEDE COMPLICAR LA VIDA?

       No me explico cómo se puede complicar tanto la vida. Por mucho que leas, oigas o sepas sobre las peculiaridades de tu nueva vida con esclerosis múltiple, esto me ocurre. Sin olvidar la capacidad que tiene esta enfermedad de confirmarte que está ahí, como un martillo pilón, convirtiendo tu vida diaria en un panorama angustioso.
       Además, se nos carga con discapacidad mental. Deciden lo que puedes hacer o no, lo que es bueno para ti o como tienes que hacer las cosas. No sé porqué, pero se tiene la costumbre de pensar por ti, y eso lo llevo muy mal. Esto me supone una sensación de invisibilidad que no se ajusta a mi realidad ni la entiendo ni la comparto.
       Ya es difícil sobrellevar las secuelas de la enfermedad que padecemos, como para cargar con la necesidad de tener que demostrar que tu puedes, no sé porqué, cargándote con una autoexigencia que hace de tu vida un sacrificio enorme y muy cómoda para los demás.
               Ni autoexigencia, ni que piensen por mí, ni soy invisible, pero tus energías tienen un límite. Y llama mucho la atención que parece que todo es normal mientras no hacen nada por incluir nuestra opinión en la pauta o estrategia para manejar nuestra calidad de vida.
       Ante todo esto pienso ser egoísta con mi bienestar, aunque sea una transformación personal o emocional desconocida para mí. Hay que descubrir el respeto a las diferencias. Yo lo he descubierto y me ha ayudado mucho para evitar sentir que estas fallando, a sentirte frustrado por no poder realizar lo que te han dicho que debes hacerlo. Igual que yo respeto que cada persona actúa o piensa de diferente forma, tengo derecho a proteger y cuidar mi calidad de vida y, por supuesto, a no sentirme culpable.
       Cada persona tiene la vida con más o menos adversidades. En mi caso, he tenido que sobrellevar una carga emocional muy grande, siempre enfocado al bienestar de otras personas, olvidando cuidar a la persona más importante, YO. Ha sido un camino complicado, lleno de piedras, que me ha fortalecido como persona, a ser como soy ahora, pero que me ha agotado.
       Nunca he sido muy dado a pensar en el pasado y arrepentirme de las decisiones que he tomado. Soy una persona que me considero capacitado para tomar las decisiones maduras y responsables en el momento. Pero he llegado al momento de tomar decisiones por mi bienestar, gusten o no gusten.
       Tengo, quiero y pienso encargarme de mi calidad de vida. A exigir que se respete mi nuevo rumbo, igual que yo lo hago con las demás personas. Causara extrañeza, incredulidad o algunos malentendidos pero la intención no es mala.
 Una cosa esta clara para mí, lo primero es

MI VIDA


PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES