NO HAY QUE DEJAR DE INTENTARLO

       Con la esclerosis múltiple no se acaban los retos. Se te acumulan las intenciones pero el motor no te responde como desearías. Cada día es diferente al anterior. Aparecen nuevas secuelas o te vuelven otras que ya te han surgido.
       Hace falta adquirir una estrategia que te ayude a enfrentarte a los obstáculos que te surjan, sean los que sean. La esclerosis múltiple te propone una serie de situaciones que ponen a prueba tu fortaleza física y emocional. Puedes requerir ayuda para saber cómo hacerlo, porque la esclerosis múltiple es una enfermedad neurodegenerativa, y persistente.
       El papel del psicólogo/a esta estigmatizado. Puedes aprender nuevas formas de manejar las situaciones que se pueden presentar en tu día a día. Y con la esclerosis múltiple produce varias y de forma muy cansina. El problema, lo digo por mi experiencia, es que tu fortaleza esta machacada por la constante lucha con las secuelas que padeces con la esclerosis múltiple. Mantener la guardia siempre alerta es un derroche de energía muy elevado.
       La esclerosis múltiple nos puede generar emociones diversas como la frustración, el abatimiento, fatiga mental, nerviosismo, desanimo, y otras muchas. Pero a mí me ha servido también para descubrirme, para valorarme más y mejor, a depurarme de falsas palabras y falsos apoyos, a vivir cada momento, a descubrir mi rebeldía.
       Esto me ayuda a mantener una actitud activa, positiva, intentiva. Es lo que me empuja a tener una perspectiva más humana de mi vida. La actitud intentiva tiene mucha culpa de ello. Esto y socializar mas es lo recomendable. Para intentar salir adelante tienes que asimilar y asumir tu situación.
       Siempre he pensado y pienso que hay que ser realista con la esclerosis múltiple. No hay que confundir ser realista con el conformismo. Lo importante es tener la voluntad de tener el control de tu calidad de vida. La actitud intentiva puede ayudarnos a tener una expectativa digna de nuestra vida.
       Debemos de asumir que padecemos una enfermedad neurodegenerativa. Padecer esclerosis múltiple, yo al menos me lo tomo así me ha significado una oportunidad de conocerme y valorarme más y mejor, de depurar mi escala de prioridades, de pensar que esta enfermedad cambia tu vida, no la elimina. He descubierto que intentar realizar cualquier actividad es importante para llevar el control de mi calidad de vida.
       No hay que tener un objetivo muy grande, como antes. No pretendo hacer un maratón. He asimilado mi actual estado de salud y he adquirido la determinación de intentar andar. Hacer mi camino paso a paso, al ritmo que pueda en cada momento, de disfrutar cada momento, cada detalle, no perder mi voluntad de vivir.
       Con la esclerosis múltiple te empacha de abatimiento, desanimo, frustración, nerviosismo, miedo. Pero también me ha inculcado un sentido de rebeldía que me empuja a no quedarme paralizado. No dejo de intentar mejorar, o al menos mantener mi estado de salud.
       No es fácil, en algunos momentos supone un derroche de energía, pero reconforta comprobar, al final, consigues mejorar tu calidad de vida, poquito pero mejora. La comodidad no te deja mejorar, descubrir, aprender, vivir. Por lo que yo mi compromiso y aconsejo a toda la gente.

    INTENTALO


PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES