ESCLEROSIS MULTIPLE
INVESTIGACION Y DIAGNOSTICO TEMPRANO

Es inevitable pensar cuando te sientas, por enésima vez, cansado en sillón. La esclerosis múltiple llena tu vida de momentos de todas clases. Ya es sabido el enorme desconocimiento que rodea a esta enfermedad. El desconocimiento atrae al miedo y a la inseguridad, que consume mucha energía que necesitas para manejar esta enfermedad.
       Llevo desde 2012 con esto encima y las comparaciones, las dudas, las preguntas me surgen. Conociendo las vivencias de otros afectados se percibe que es algo muy real. Por eso, hace falta más investigación social. Aparte de la parte farmacológica, la enfermedad posee una vertiente social o emocional tan importante como olvidada. No se piensa en esto, pero la calidad de vida es salud, es bienestar.
       La esclerosis múltiple, aparte de hacerme pasar por un montón de momentos y situaciones, me ha demostrado que es muy impredecible. No se conoce como evoluciona, como se contrae ni como se soporta. Este es el motivo por el que el papel de la investigación es tan importante. No olvidemos que los afectados somos personas humanas que tenemos limitaciones y capacidades distintas.
       La investigación puede aportar seguridad, esperanza y realidad. Sin ella podemos derrochar mucha vitalidad y esfuerzo que necesitamos para sobrellevar nuestro día a día. Ya se puede percibir la validez de estas palabras cuando observamos el avance, con el paso de los años, de la expectativa de vida de los afectados por esclerosis múltiple. Y esto es gracias a la investigación.
       Lástima que todavía esté relacionado con el beneficio económico de las empresas farmacéuticas. Mientras tanto, deberíamos de centrarnos en el presente. Estoy hablando de dar herramientas para que sobrellevemos nuestra calidad de vida de una forma digna. Otro cantar es el enfoque farmacológico o químico del tema.
       Siempre me ha llamado la atención que el tratamiento actual está enfocado a ralentizar la evolución de la esclerosis múltiple. Pero, es una opinión propia, habría que incidir en el diagnóstico temprano. Por todo lo que pasado y conozco, cuanto más corta es la evolución de la enfermedad mejor resultado puede tener el tratamiento.
       Pero, para llegar a esto, hay mucho que tener en cuenta. Un tema es el protocolo de asistencia sanitaria. Siguiendo un poco el orden médico que se sigue en la actualidad, empezamos con el médico de atención primaria o el médico de cabecera. Él o ella nos pueden dirigir al médico de especialidad, o directamente al neurólogo/a.
       Hablo de mi caso, tengo que reconocer que la fortuna me ha ayudado mucho. Me falló mi pierna izquierda mientras paseaba. La primera opción que tuvo mi médica fue dirigirme al médico de rehabilitación. Pero decidió que antes fuera al traumatólogo. Al no encontrar ningún síntoma físico, me dirigió a neurología. Ahí se descubrió todo.
       Tenemos que apoyar la investigación del diagnóstico, aparte del tratamiento. Hay que encontrar síntomas previos o marcadores que den a los médicos las herramientas para detectar, lo antes posible, esta enfermedad y mejorar la expectativa de vida de los afectados por esclerosis múltiple. Todo lo que sirva para mejorar nuestra calidad de vida, bienvenido sea.
       Igual que con esta enfermedad, lo importante es hecho de apoyar, en la medida de nuestras capacidades. Un montón de pequeñas ayudas hace un enorme apoyo. Otra cosa es el papel de los organismos públicos. Es indignante que se utilice el apoyo a la investigación como arma política pero hay que concienciarse de que la investigación también es salud, es bienestar.
       Y es responsabilidad social de los gobiernos invertir en la investigación, y más aun cuando gastamos impuestos en la formación de los investigadores. Llena de hipocresía al planteamiento de que se posee a gente preparada pero dejamos que otros países se aprovechen.



PULSA AQUI PARA VOLVER A LA LISTA DE TEMAS DE INTERES